> Derecho a productos seguros y a transparencia

Cambia tus zapatos
Derecho a productos seguros y a transparencia

Los problemas que afectan a la cadena de suministro del calzado mundial son poco conocidos aunque muy generalizados: salarios bajos, pésimas condiciones laborales y el uso de productos químicos tóxicos y metales pesados. Actualmente, el sector es muy poco transparente. A efectos prácticos, es casi imposible saber dónde y en qué condiciones laborales y medioambientales se ha producido cada par de zapatos.

Transparencia en la fabricación de calzado

 

La falta de transparencia dificulta enormemente que los fabricantes y las marcas se responsabilicen de la situación, ya que se escudan con facilidad en la idea de que los problemas no afectan a la parte de la cadena de suministro que les corresponde. Como consecuencia, no se pueden tomar las medidas necesarias para solucionar estas condiciones pésimas, de manera que las personas trabajadoras y el medio ambiente siguen sufriendo.

La opacidad entra en contradicción con las Directrices de las Naciones Unidas para la Protección del Consumidor, que establece su derecho a tener información sobre los productos que compra.

 

La información sobre el origen, el proceso de fabricación y la composición del calzado es esencial para:

  1. Empoderar a los consumidores y consumidoras para que puedan escoger zapatos producidos con respeto a los derechos laborales y medioambientales.
  2. Concienciar a los consumidores y consumidoras de la importancia de proteger su propia salud eligiendo calzado que no contenga cromo ni productos químicos tóxicos.

 

Las personas que compran productos de cuero que contienen cromo hexavalente pueden sufrir dermatitis irritante y alérgica, ya que esta sustancia es uno de los sensibilizantes de la piel más comunes. Los síntomas típicos de las dermatitis alérgicas provocadas por el cromo son la sequedad de la piel, eritema, fisuras, pápulas, descamación, pequeñas vesículas e hinchazón.

Safe shoes

 

El 1 de mayo 2015, la Unión Europea prohibió la venta de productos de cuero que estén en contacto con la piel y superen una concentración de cromo hexavalente de 3mg/kg o más. Se trata de un paso importante para proteger a los consumidores y consumidoras europeos del cuero tóxico. Sin embargo, desde la Campaña Cambia Tus Zapatos, pensamos que queda mucho por hacer, pues esta regulación está lejos de proteger a las personas que trabajan en curtidurías y fábricas de calzado.

Coordina:

Setem Federación

Con el apoyo de:

Unión Europea Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Año Europeo del Desarrollo
Creative Commons
Los contenidos de este sitio web son responsabilidad única de SETEM y en ningún caso se puede considerar que reflejan las opiniones de la Unión Europea.