Los últimos informes indican que entre seis y 14 trabajadores/as murieron cuando la fábrica de zapatos Jieyu, en la provincia oriental china de Zhejiang, se derrumbó el sábado 5 de julio. 56 personas estaban trabajando en la fábrica de zapatos cuando el edificio de cuatro pisos se derrumbó. Más de 30 sufrieron heridas graves, y los equipos de bomberos y rescate locales continúan excavando los escombros para destapar cuerpos. La causa del colapso del edificio no está clara, pero tanques de agua grandes y pesados habían sido instalados en el tejado y algunas fuentes han sugerido que esto podría haber sido determinante.

Tampoco está claro qué marcas internacionales se abastecían de la fábrica, pero la zona es un conocido núcleo de producción de zapatos. Según la oficina de turismo del gobierno local, la ciudad de Wenling, donde se encontraba la fábrica, produce ‘una quinta parte de los zapatos del mundo’.

El derrumbe se produce en un contexto de continuos fallos en la salud y seguridad de la industria del vestido y del calzado, después de que el desastre del Rana Plaza elevara la preocupación al escenario internacional en el 2013. La Campaña Ropa Limpia insiste en convocar a la industria global de la moda a que aprenda de los errores del pasado y garantice que todos los centros de trabajo de fabricación de ropa y calzado proporcionen entornos de trabajo seguros y saludables.

Instamos a todas las empresas conectadas a la fábrica a trabajar conjuntamente para proporcionar indemnizaciones, salarios perdidos y atención médica a las familias e individuos afectados por este trágico incidente.

Pin It on Pinterest

Share This