Hoy hace ocho años del incendio de la fábrica Tazreen Fashions Limited en el que cientos de personas
murieron atrapadas en un edificio sin salidas de emergencia.

Al menos 112 trabajadoras fallecieron y muchas más resultaron heridas de por vida después de saltar al vacío para intentar salvarse. Tras una larga campaña internacional, se pagaron compensaciones por los costos médicos y por la pérdida de ingresos según los estándares internacionales. Ocho años después, un grupo de ex trabajadores gravemente heridos protestan en la calle desde hace más de un mes para pedir atención, indemnizaciones dignas y salir de la indigencia. Nuestro pensamiento y solidaridad están hoy con todas las personas que tuvieron que vivir esta tragedia y todas las familias que perdieron a sus seres queridos. Desde la Campaña Ropa Limpia continuamos trabajando por una mejor protección social, que incluya regímenes de seguro para lesiones profesionales y el pago de salarios dignos.

Las marcas que se abastecen conscientemente en países con una protección social deficiente deben estar dispuestas a asumir las responsabilidades que conlleva. Es bien sabido que el sistema de indemnización para los trabajadores heridos o muertos en el lugar de trabajo en Bangladesh es manifiestamente inadecuado. Las familias de las trabajadoras/es fallecidas reciben una suma global de menos de 1.000 euros (100.000 BDT), mientras que una trabajadora herida de por vida recibe poco más (1.200 euros / 125.000 BDT). Por ese motivo, junto con las familias y supervivientes de Tazreen, así como con los sindicatos en Bangladesh y en todo el mundo, dirigimos la campaña hacia las empresas internacionales para las que producía la fábrica.

En septiembre de 2015, se estableció el “Fideicomiso de Administración de Reclamaciones de Tazreen” con el objetivo de supervisar el cálculo y la distribución de los pagos por pérdida de ingresos a las familias, e instamos a las marcas a realizar aportaciones dinerarias. Aunque la cantidad establecida se alcanzó gracias a las  contribuciones de las marcas, muchas empresas se desentendieron totalmente y se negaron a asumir ninguna responsabilidad. Fueron: Disney, Edinburgh Woolen Mill, Piazza Italia, Sears, Dickies, Delta Apparel y Karl Rieker.

Las indemnizaciones pagadas a través del Tazreen Claims Trust (fondo de reclamaciones) fueron un complemento muy importante a las exiguas indemnizaciones de Bangladesh. Los montos se calcularon de acuerdo con las normas internacionales establecidas en el Convenio 121 de la OIT.

Sin embargo, dado que el convenio utiliza los salarios reales pagados como base, los importes de las indemnizaciones calculadas para pagar la pérdida de salario de por vida, incluso si se corrigen por la inflación, fueron dolorosamente bajos. Esto se debe al mísero nivel salarial que prevalece en la industria. Para que las normas internacionales sean más aplicables en un país como Bangladesh, y en general para el bienestar de las trabajadoras y trabajadores, el salario mínimo al menos debería triplicarse. Si el sistema salarial perpetúa a los trabajadores en la pobreza, un sistema de protección social basado en ese ingreso en particular está destinado a mantener en la indigencia a las personas que quedaron incapacitadas para trabajar.

Además, el Convenio 121 solo cubre la compensación por la pérdida de ingresos y no incluye compensación por el dolor y el sufrimiento, lo que queda fuera del marco de la OIT. En ausencia de esto, la compensación plena y justa de las víctimas y la consecución de justicia aún quedan lejos para los supervivientes y las familias marcadas de por vida por el incendio. Todavía más porque, ocho años después, aún no ha concluido el procesamiento de Delwar Hossain, el propietario de Tazreen. La Campaña Ropa Limpia exige que se haga justicia con las familias de Tazreen, lo que  incluiría indemnizaciones por el dolor y el sufrimiento y procedimientos judiciales transparentes y rápidos.

En 2016, a raíz de la repercusión de las tragedias en las fábricas de ropa Tazreen en 2012 y Rana Plaza en 2013, se estableció un Fondo para la Atención Médica de Trabajadores Lesionados. El fondo está abierto para cualquier ex trabajador/a de Tazreen con problemas médicos, incluso si los problemas se manifestaron más tarde en la vida, y debería aliviar algunas de las cargas económicas y físicas de las trabajadoras y trabajadores. Junto con la sociedad civil y los sindicatos de Bangladesh, exploraremos qué papel puede jugar dicho Fondo para apoyar a los supervivientes que están protestando actualmente.

Ocho años después de la tragedia, seguimos pidiendo al gobierno de Bangladesh que acelere el proyecto piloto de un seguro de accidentes laborales al que se comprometió hace cinco años. Un plan de pensiones de por vida, en lugar del pago único mediante suma global (que era el deseo de las familias Tazreen en aquel momento) sería una contribución a largo plazo para aliviar las dificultades de quienes sufren un accidente de trabajo. No obstante, siempre y cuando no se incorpore indemnizaciones por dolor y el sufrimiento, seguirá siendo incompleto. Asimismo, si realmente se pretende que las indemnizaciones por pérdida de ingresos supongan un alivio (en lo económico), debe haber un incremento salarial urgente hasta un nivel de salario digno.

Bangladesh puede y debe dejar atrás el tiempo en que un accidente de trabajo equivale vivir en la
indigencia de por vida.

• Consulte este artículo para obtener más información sobre las recientes protestas de los
supervivientes de Tazreen: https://www.thedailystar.net/opinion/the-sound-and-thefury/news/why-are-former-tazreen-workers-still-the-streets-1987689
• Puede encontrar más información sobre Tazreen Claims Trust en:http://tazreenclaimstrust.org/
• Más información sobre la propuesta de seguro contra accidentes laborales está disponible
en: https://cleanclothes.org/campaigns/eii
• Más información sobre las secuelas del incendio de Tazreen y el proceso de compensación,
incluyendo un llamamiento a un plan nacional de seguro en el empleo en Bangladesh, está
disponible en el informe de 2018 de Rebecca Prentice de la Universidad de Sussex.:

Pin It on Pinterest

Share This