El 25 de noviembre tuvo lugar uno de los eventos comerciales más agresivos del año, el Black Friday. Una cita que veíamos foránea hace no más de una década, pero que tal y como ha sucedido con Halloween, se ha colado en nuestro país y en nuestras vidas como algo propio. Una jornada más de terror durante el mes de noviembre.

Lo que comenzó como una campaña de marketing para incrementar las ventas en el comercio minorista previo a las Navidades, sobre todo en el sector tecnológico, el fenómeno ha conseguido traspasar todas las fronteras y alcanzar a todo tipo de comercios y a todos los sectores. Por supuesto, también al sector textil, un modelo de consumo que viene a incrementar todos los problemas que la industria arrastra: es uno de los sectores más contaminantes del planeta y debido a su modelo de negocio y falta de transparencia por parte de las marcas, se producen peligrosos y mortales problemas en la seguridad de las fábricas y graves vulneraciones de los derechos humanos y laborales.

Black Friday y violencia contra las mujeres.
Este año el Black Friday ha coincidido con el 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En la industria textil hay una sistemática vulneración de los derechos laborales, en un sector en el que más del 80% de las personas trabajadoras son mujeres, y el 75% de ellas sufre regularmente violencia machista en las fábricas.

La violencia machista, el acoso físico y la injusticia económica en el mundo del trabajo son algunas de las violaciones de los derechos humanos más generalizadas sufridas por las mujeres.

El Black Friday perpetúa este modelo de producción para conseguir los máximos descuentos y maximizar los beneficios. Por tanto, Black Friday es violencia machista. Y este año, con la coincidencia de ambas fechas el 25 de noviembre, la Campaña Ropa Limpia se ha unido a los movimientos feministas para reivindicar mensajes como “Para las trabajadoras de la confección todos los días son Black”. Prevenir la violencia contra las mujeres en las fábricas textiles es crucial para empoderar a las trabajadoras y que puedan trabajar con dignidad, por un sueldo digno, sin violencia y sin discriminación.

Shein y la moda ultrarrápida.
En este Black Friday, la Campaña Ropa Limpia ha puesto el foco además en la moda ultrarrápida, un nuevo modelo de negocio, todavía más agresivo, que está empeorando todavía más si cabe una situación que ya está al límite. Una empresa china de venta de ropa por internet ha conseguido colarse en el panorama internacional posicionándose como una de las grandes empresas textiles del mundo. En muy poco tiempo ha dado una vuelta de tuerca más al modelo de negocio de la moda rápida.

Recientemente, la Campaña Ropa Limpia ha difundido un informe en castellano elaborado por Public Eye sobre las condiciones laborales de Shein, este gigante chino de la industria textil. Las graves vulneraciones de los derechos laborales y contra la seguridad de los trabajadores denunciadas en el informe se han visto ratificadas por un reportaje emitido hace algunas semanas por el canal británico Channel 4, con imágenes de cámara oculta que han dado la vuelta al mundo. En el informe Dejarse la piel por Shein denuncia jornadas dobles de 75 horas a la semana, máximo un solo día libre al mes, trabajos sin contrato graves carencias en la seguridad, entre otros abusos laborales.

Nuestras acciones durante el Black Friday han llevado mensajes para seguir divulgando este informe y descubrir #LaCaraOcultadeShein. Y continuarán las acciones en redes sociales para sensibilizar a “legión” de influencers que le dan publicidad con el objetivo de que conozcan las condiciones laborales de las personas que producen esta ropa y reflexionen sobre la conveniencia de seguir fomentando una marca con grandes carencias en derechos y seguridad laboral.

Acciones de calle

En Barcelona se realizó el Black Tour. Un recorrido desde Plaça Catalunya por todo el centro comercial de la capital catalana. El tour hizo parada en distintas tiendas de moda y electrónica para denunciar la vulneración de derechos humanos y laborales. Y se reivindicaron los derechos de las mujeres y la violencia hacia las trabajadoras. Tras este recorrido, el tour se sumó a la manifestación feminista del 25N convocada a las 18.30 horas. Aquí tienes un video de la acción:

En Pamplona la acción de calle convergió a la denuncia contra el sistema capitalista heteropatriarcal en torno al vínculo entre consumo y violencias machistas, por la coincidencia del Black Friday y el 25N. Nos sumamos a la manifestación anticonsumo convocada por Alianza por el Clima Nafarroa que recorrió desde la Avenida de Carlos III hasta la Plaza de las Merindades, bajó hasta la avenida de Roncesvalles, cruzó la calle san Ignacio, continuó por la calle García Ximénez hasta el cruce con la calle Tudela, donde finalizó el recorrido. Aquí puedes ver un resumen de la acción.

La acción de calle en Vitoria-Gasteiz tuvo lugar durante la manifestación del 25N y se realizó junto al movimiento feminista. Activistas de Campaña Ropa Limpia se situaron frente a la puerta de unos grandes almacenes situados en el centro de la capital alavesa, y al paso de la manifestación denunciaron las violencias machistas presentes en el consumo, poniendo el acento en los «Descuentos de miedo. Jornadas de terror» que exige satisfacer la demanda consumista, especialmente durante el Black Friday

En San Sebastián-Donostia se llevó a cabo la misma denuncia el 26 de noviembre, en un centro comercial de la ciudad.

Tu firma también es importante
Estas acciones nos ayudan a visibilizar el problema pero todavía podemos hacer más para cambiar las cosas. Ayúdanos a pasar la voz y replicar nuestros mensajes desde las redes sociales. Tu ayuda es importante para llegar al mayor número de personas.

Si no lo has hecho ya, también puedes apoyar todas nuestras campañas. A través de la firma de acciones urgentes las personas consumidoras podemos presionar a las marcas y forzar en muchos casos su toma de decisiones.

Campañas como #PayYourWorkers para que las empresas paguen a los trabajadores salarios de deben o #SigntheAccord, para que las marcas que todavía no lo han hecho firmen el Acuerdo Internacional sobre Salud y Seguridad en la Industria Textil y de la Confección, se mueve en esta línea de presión a las marcas.

Pero también puedes exigir que la legislación limite estas malas praxis. La campaña #GoodClothesFairPay es una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) para pedir a la Comisión Europea que introduzca legislación que exija que las empresas que venden prendas de vestir, textiles y calzado en la UE adoptar medidas sobre salarios dignos en sus cadenas de suministro. De esta manera las marcas y los minoristas tendrían la obligación legal de evaluar los salarios en sus propias cadenas de suministro, poner en marcha planes para cerrar la brecha entre los salarios reales y los salarios dignos, y hacer públicos sus progresos.

La campaña necesita recoger 1 millón de firmas de personas de la UE mayores de 16 años para hacer la petición a la Comisión Europea. No es un truco comercial. No se usarán tus datos de contacto para conseguir financiación. De hecho, no hay que facilitar datos de contacto. Tan sólo tu nombre completo y tu número de Documento Nacional de Identidad.

Pin It on Pinterest

Share This