La actual crisis de carácter sistémico y global ha puesto claramente de manifiesto la ausencia de transparencia en la actuación de una parte de los actores económicos. Esta falta de transparencia ha favorecido durante años la opacidad en las actividades empresariales y financieras y ha permitido comportamientos abusivos, poco éticos y en algunos casos ilegales.El acceso a información veraz y de calidad, y de la máxima transparencia, sobre impacto en los derechos humanos y el medioambiente no puede seguir dejándose en manos del  autocontrol de las propias empresas multinacionales y de sus criterios arbitrarios y voluntarios, sino que deben existir unas reglas claras y normalizadas para el acceso a esa información.Acceso al texto íntegro del manifiesto

Pin It on Pinterest

Share This