Más de 200 organizaciones sociales y sindicatos alzamos nuestra voz para exigir que las grandes marcas de moda respeten los derechos laborales y garanticen que sus trabajadoras puedan alimentar a sus familias. Pagando tan solo diez céntimos más por camiseta, empresas como Amazon, Nike y Next podrían asegurar que quienes hacen su ropa puedan hacer frente a a la pandemia.

Desde Payyourworkers.org, la coalición hemos lanzado una petición online, instando a marcas y minoristas como Amazon, Nike y Next a cumplir con su responsabilidad de contribuir con fondos de garantía salarial con los que mantener los ingresos de las personas trabajadoras durante la pandemia, respetar el derecho de las trabajadoras a organizarse y negociar colectivamente, y asegurarse de que las trabajadoras no vuelvan a quedarse sin un céntimo si su fábrica quiebra mediante la suscripción de un fondo negociado de garantía de indemnización por despido.

Millones de personas trabajadoras de la confección llevan luchando para alimentar a sus familias desde que las marcas los abandonaron en marzo pasado, cuando comenzó la pandemia. Marcas y minoristas reaccionaron ante la crisis negándose a pagar sus facturas, anulando pedidos y valiéndose de la disminución de la demanda de ropa para obtener precios aún más bajos de los proveedores. Las trabajadoras de la confección de todo el mundo se han enfrentado a una pérdida masiva de empleos e ingresos, lo que ha llevado a miles de ellas a sumirse más aún en la pobreza y el hambre. Tras un año de crisis, muchas de las marcas continúan obteniendo beneficios (algunas incluso han obtenido beneficios récord), mientras que las trabajadoras de sus cadenas de suministro luchan por sobrevivir.

La campaña #PayYourWorkers  reúne a más de 200 sindicatos y organizaciones  de la sociedad civil de más de 40 países para exigir que las marcas actúen de inmediato para mejorar la situación límite de sus trabajadoras, y para que asuman compromisos para reformar su industria.

Sophorn Yang, presidente de la Alianza de Sindicatos de Camboya, ha declarado: “Las trabajadoras de Camboya perdieron millones de dólares en salarios durante la pandemia debido a las acciones de las marcas. Es el momento de que las marcas reconozcan la posición crucial que ocupan en las cadenas de suministro de prendas de vestir y calzado y asuman la responsabilidad de garantizar los salarios de quienes con su trabajo les generan miles de millones de dólares de beneficios año tras año «.

Las 200 organizaciones que impulsamos la campaña PayYourWorkers.org incluyen sindicatos de trabajadores de base como Garment Labor Union en India, las principales federaciones sindicales, incluido el sindicato UNI Global, y organizaciones y redes internacionales como Oxfam y Clean Clothes Campaign.

Anton Marcus, secretario adjunto del Sindicato de Empleados de Zonas Francas y Servicios Generales en Sri Lanka pide un amplio apoyo para la campaña:

«Los empleadores del sector de la confección de Sri Lanka no han pagado los salarios y bonificaciones completos a sus empleados, y durante la primera ola de marzo llegaron incluso a retirar las ayudas para el transporte y  apoyo para alimentos. Según nuestros cálculos, a los empleados de la confección se les debe al menos 24 millones de dólares tan solo por ese período. Aproximadamente 200.000 personas perdieron sus puestos de trabajo sin recibir la compensación a la que tienen derecho. Mientras tanto, las cifras de exportación de prendas de vestir apenas han disminuido. Las marcas y los proveedores deben asumir la responsabilidad y devolver a las trabajadoras de la confección lo que se les debe «

Next y Nike son dos de las grandes marcas  “super ganadoras» que se recuperaron rápidamente de las pérdidas de la pandemia y volvieron a obtener beneficios nuevamente en 2020. Amazon lo hizo aún mejor y reportó un aumento en sus beneficios de casi el 200%, llegando a la asombrosa cifra de 6.300 millones de dólares en el primer año de la pandemia. Estas empresas pueden y deben asegurarse de que los trabajadores no paguen el precio de la pandemia con sus salarios de pobreza.

Ineke Zeldenrust de Clean Clothes Campaign declaró: “Hemos calculado que a las marcas de moda les supondría tan solo pagar diez céntimos más por camiseta para asegurarse de que los trabajadores de la confección puedan al menos sobrevivir a la pandemia y fortalecer las protecciones contra el desempleo en el futuro. Este es el mínimo paso que deben dar las marcas para avanzar en el camino hacia los salarios dignos, y debería convertirse en un compromiso básico para la recuperación pospandémica. Esta propuesta es totalmente asumible,  y las marcas y minoristas que dicen que no lo son, están anteponiendo sus  ganancias al bienestar de sus trabajadoras».

Si quieres unir tu firma para hacer llegar estas demandas a las marcas de ropa, puedes hacerlo directamente desde este formulario:

 

 

Pin It on Pinterest

Share This