La Campaña Ropa Limpia lanzó a principios del mes de agosto un rastreador público que muestra qué marcas de respaldan la firma de un nuevo acuerdo vinculante sobre la seguridad en las fábricas de Bangladesh, y qué grandes marcas son un obstáculo para el progreso en el campo de la seguridad de las personas trabajadoras. El “Accord Tracker” señala a grandes empresas como ZARA, H&M, Primark y Lidl por no utilizar su enorme poder para garantizar que se mantengan los avances en la seguridad de las fábricas de sus cadenas de suministro.

El Acuerdo sobre Seguridad de Edificios y contra incendios de Bangladesh es una iniciativa de seguridad innovadora, creada tras el derrumbe del Rana Plaza en 2013. Desde su implementación, el programa ha logrado que las fábricas sean más seguras para más de dos millones de trabajadores y trabajadoras de la confección en el país, gracias a su sólida capacidad de aplicación legal, su transparencia y su mecanismo de supervisión y auditorías independientes.

Sin embargo, ocho años después del inicio del programa, el acuerdo vinculante entre marcas y sindicatos está a punto de agotarse. Las negociaciones entre los representantes de los sindicatos y las marcas que firmaron el Acuerdo en su momento no se resolvieron antes de la finalización legal del acuerdo el 31 de mayo de 2021. Una prórroga de última hora de tres meses de duración dio cierto respiro, pero a menos de cuatro semanas de la nueva fecha límite del 31 de agosto aún no hay un nuevo acuerdo a la vista.

Amin Amirul Haque, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Confección de Bangladesh, declaró: «El Acuerdo de Bangladesh ha demostrado que cuenta con los elementos necesarios para lograr un cambio real en las fábricas de ropa de Bangladesh. ¿Por qué las marcas tardan tanto en firmar un nuevo acuerdo de seguridad que salvaguarde un sistema que ha evitado muchas muertes y accidentes laborales en los últimos ocho años? Es necesario un acuerdo legalmente vinculante para garantizar el respeto a los derechos de las trabajadoras«.

Por este motivo, Clean Clothes Campaign se dirigió a las marcas y a los minoristas signatarios del Acuerdo de Bangladesh para instarles a que se comprometan con los principales elementos de un nuevo acuerdo vinculante sólido, con el fin de demostrar que no todas las marcas y los minoristas están satisfechos con el retraso en la consecución de un nuevo acuerdo de seguridad.

A 5 de agosto, la situación de las marcas es la que refleja esta imagen (en posteriores noticias iremos actualizando la información, a medida que las marcas confirmen algún cambio en sus posturas).

Once empresas de ropa, entre las que se encuentran ASOS, UNIQLO y Esprit, respondieron que están deseosas de firmar un nuevo acuerdo que sea jurídicamente vinculante para cada empresa, que tenga una supervisión independiente y que pueda ampliarse a otros países.

En sus respuestas, muchas marcas se han mostrado más abiertas a la necesidad de responsabilidad individual de las marcas y a la supervisión independiente que en la comunicación anterior, pero no se han pronunciado sobre el alcance global de un nuevo acuerdo.

La red de la Campaña Ropa Limpia cree que la expansión del modelo del Acuerdo a otros países es una parte indispensable de un nuevo acuerdo.

«Es crucial que el nuevo acuerdo de seguridad tenga un alcance global. Ocho años después del derrumbe de Rana Plaza, la situación de la seguridad en muchas fábricas fuera de las fronteras de Bangladesh sigue sin resolverse. Es hora de que los trabajadores de las fábricas proveedoras de otros países tengan acceso a las mismas inspecciones, formaciones y mecanismos de reclamación que han marcado la diferencia para los trabajadores de Bangladesh», afirmó Nasir Mansoor, presidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Pakistán, que lleva muchos años abogando por un mecanismo de seguridad vinculante en ese país.

Aunque la CCC cree que ya ha pasado el momento de contentarse con limitar este programa a Bangladesh, acogemos con satisfacción el aumento del apoyo de las marcas a su responsabilidad individual y a la supervisión independiente, siempre y cuando éstas igualen o superen las del Acuerdo actual y se apliquen por igual a todas las marcas que participan en el programa de seguridad para no crear un doble rasero.

Las marcas identificadas por el rastreador como un impedimento para el progreso en la seguridad de las fábricas son las que, a pesar de poder marcar la diferencia en el proceso hacia un nuevo acuerdo, no lo han hecho.

Todas estas empresas tienen un poder considerable, porque tienen más de 75 fábricas proveedoras en Bangladesh o representan directamente a otras marcas en la mesa de negociación. Solo las marcas que han aceptado todos los elementos cruciales para un nuevo acuerdo que salve vidas y que no están en posición directa de cambiar el curso de los acontecimientos, se identifican en el lado positivo del rastreador. Todas las marcas que tienen un poder decisivo y que no lo han utilizado en los últimos meses para asegurar que un nuevo acuerdo esté listo para ser firmado, se sitúan en el lado negativo. Esperamos que estas grandes marcas y el resto de marcas firmantes empleen bien las próximas semanas para garantizar la firma de un nuevo acuerdo sólido.

Christie Miedema, de Clean Clothes Campaign, declaró: «Las empresas que no han impulsado un nuevo acuerdo de seguridad están negociando con la vida de las trabajadoras. Y también la mayoría silenciosa de las marcas más pequeñas firmantes del Acuerdo y las marcas que producen en Bangladesh y no han firmado el Acuerdo son responsables.Cualquier marca de ropa que se abastezca en Bangladesh y no se manifieste activamente a favor de un acuerdo vinculante sólido sobre la seguridad en las fábricas está mostrando desprecio por la vida de las personas trabajadoras. Las marcas pueden cambiar esta situación negociando y firmando rápidamente un nuevo acuerdo sólido en las próximas semanas. Tenemos la esperanza de que muchas marcas firmen un acuerdo de este tipo, ya que han firmado la prórroga después del 31 de mayo«.

NOTAS:

El rastreador de marcas está disponible en cleanclothes.org/accord-tracker. En este enlace se actualizará la información si alguna de las marcas que no ha hecho público su compromiso hasta el día de hoy lo hicieran en las próximas semanas.

  •  Las marcas de ropa que respondieron positivamente al llamamiento de Clean Clothes Campaign para apoyar la responsabilidad individual de las marcas, la supervisión independiente y la expansión son las empresas británicas ASOS (Topman, Topshop, Miss Selfridge, HIIT) y Tesco, la marca japonesa UNIQLO (Fast Retailing), las marcas alemanas Tchibo, Esprit y KiK, y las marcas holandesas G-Star, Hunkemöller, Zeeman, Wibra y Schijvens.
  • Las marcas de ropa que, según Clean Clothes Campaign, han actuado hasta la fecha como obstáculos para un nuevo acuerdo o no han utilizado su considerable poder para marcar la diferencia son la española Inditex (Zara, Stradivarius, Pull and Bear, Bershka, Massimo Dutti, Oysho, Uterqüe y Lefties) las marcas británicas Next, Primark, Marks & Spencer y Matalan, las alemanas Otto, Aldi North y South, Lidl, Takko y s. Oliver, , la sueca H&M, la danesa Bestseller (Only, Vero Moda, Jack & Jones), la belga-alemana-holandesa C&A, la polaca LPP (Reserved) y la holandesa WE fashion.

Pin It on Pinterest

Share This