La salud y la vida de los personas trabajadoras de la confección se está poniendo en peligro, al eximirlas de las medidas de cierre y hacerlas trabajar a pleno rendimiento en las fábricas de ropa para cumplir los pedidos de las marcas, sin las garantías de protección, distancia social y seguridad suficientes. Esta situación se está produciendo actualmente en Sri Lanka y Bangladesh durante la ola de la variante delta.

Más de 50 organizaciones de todo el mundo están instando a marcas, gobiernos y empleadores a tomar medidas inmediatas.

CARTA ABIERTA

A: el gobierno y las organizaciones patronales de Sri Lanka y Bangladesh y todas las marcas de ropa que se abastecen en Bangladesh y/o Sri Lanka

La actual ola de Covid 19 y la propagación de la variante Delta en el sur de Asia están provocando un aumento de enfermedades graves y muertes en Sri Lanka y Bangladesh. En agosto, Bangladesh registró una tasa positiva del 20% y el mayor número de muertes en un solo día hasta la fecha, mientras que en Sri Lanka se duplicaron las tasas de infección y muerte.

Como ambos países son exportadores clave de prendas de vestir, las personas trabajadoras de la industria de la confección, que tienen poco acceso a la infraestructura médica o a vacunas, se han visto especialmente afectadas, con poco apoyo si caen enfermas. Por razones económicas, los gobiernos de ambos países excluyeron a las trabajadoras de la confección de las medidas de confinamiento, al catalogarlos como trabajadores esenciales; por tanto, deben presentarse a trabajar en fábricas hacinadas donde el virus puede propagarse fácilmente.

A pesar de los constantes llamamientos de los sindicatos y de los defensores internacionales de los derechos laborales desde el comienzo de la pandemia, ni los gobiernos nacionales, ni los directores de las fábricas locales, ni las marcas internacionales de ropa que se abastecen en Bangladesh y Sri Lanka han actuado para proporcionar a los personas trabajadoras protección adecuada en materia de seguridad y salud en el trabajo, o garantías sociales que les permitan quedarse en casa.

El hecho de no dar prioridad a la salud y la seguridad de los trabajadores les obliga a elegir entre entrar en una fábrica sin acceso a los EPI necesarios, con un distanciamiento social inadecuado y con unas pruebas y una vacunación mínimas, o enfrentarse a una situación económica insostenible sin ingresos ni prestaciones sociales. Es insostenible que los trabajadores de Sri Lanka y Bangladesh deban elegir entre la muerte y la indigencia.

Como sindicatos que representan a los trabajadores de Sri Lanka y Bangladesh y como defensores internacionales de derechos laborales, pedimos a los directores de las fábricas, a los gobiernos nacionales y a las marcas internacionales de ropa que se coordinen para:

  • Incluir a la industria de la confección en los cierres para proteger a los ciudadanos de Covid-19 e impedir la producción de ropa con el pretexto de continuar con los servicios esenciales;
  • Ampliar la vacunación y las pruebas a las trabajadoras de la confección en los lugares en los que trabajan o son llamadas a trabajar;
  • Aplicar las normas de protección de la seguridad y la salud en el trabajo (SST) de la OIT y las directrices del Consorcio de los Derechos de los Trabajadores para el control eficaz de las infecciones en las fábricas de confección, prestando especial atención a los equipos de protección personal (EPP), el distanciamiento físico, el derecho a alejarse del peligro y los mecanismos de participación de los trabajadores, así como la adaptación de los sistemas de transporte cuando sea necesario;
  • Garantizar que quienes se vean obligados a ausentarse del trabajo debido a las nuevas restricciones de Covid-19 sigan percibiendo su salario íntegro, en consonancia con las exigencias de la campaña Pay Your Workers;
  • Permitir que las personas trabajadoras puedan negarse voluntariamente a realizar trabajos inseguros y no excluir a los que dejen de trabajar debido a los riesgos de Covid-19 de la prestación por desempleo, la indemnización u otros derechos y prestaciones económicas durante la crisis, ni penalizarlos con la pérdida de contratos o de trabajo cuando la crisis remita.

Esto significa que:

  • Los gobiernos nacionales deben ampliar las pruebas y la vacunación de las trabajadoras de la confección, permitir la cuarentena, aumentar los requisitos de distanciamiento social para las fábricas, por lo tanto, reducir el porcentaje de trabajadores permitidos en cada fábrica, y garantizar que todos reciban el salario completo durante los cierres.

    Además, los gobiernos deben incluir al sector de la confección en los cierres nacionales y aplicar las normas de sus cierres de forma equitativa para proteger a las trabajadoras de la confección durante la pandemia.

  • Las marcas de ropa deben ampliar los plazos de entrega de los pedidos durante los cierres para permitir la reducción de la mano de obra o el cierre temporal de las fábricas necesario para mantener a los trabajadores a salvo.

    Las marcas deben supervisar las fábricas de sus proveedores para garantizar, junto con ellos, que los trabajadores que confeccionan sus prendas puedan hacerlo de forma segura y que aquellos a los que se les impida acudir al trabajo para cumplir con las medidas de seguridad sean, no obstante, remunerados en su totalidad.

    Aunque esta carta se centra en Bangladesh y Sri Lanka, dada la actual crisis inmediata, las marcas de ropa deben actuar con la debida diligencia supervisando la seguridad y el pago a las trabajadoras durante la pandemia en todos los países de los que se abastecen, para garantizar que los trabajadores no tengan que arriesgar sus vidas para completar los pedidos de las marcas.

  • Los propietarios de las fábricas deben cumplir con todas las nuevas directrices sanitarias, incluyendo la garantía de que los trabajadores tengan acceso a los EPI y puedan trabajar a una distancia segura. Todos los trabajadores deben cobrar su salario íntegro durante los cierres.

Estas medidas son acciones necesarias que deben tomar las marcas internacionales, los gobiernos nacionales y los directores de las fábricas locales para proteger las vidas y los medios de subsistencia de los trabajadores de cuyo trabajo se benefician.

Dado que se trata de un asunto urgente, le pedimos que tome medidas inmediatas para garantizar que las medidas mencionadas se apliquen sin más demora.

Atentamente,

Sri Lanka
Ceylon Bank Employees’ Union
Ceylon Federation of Trade Unions
Commercial & Industrial Workers Union
Dabindu Collective
Free Trade Zones & General Service Employees Union
National Union of Seafarers Sri Lanka/The Progress Union
Solidarity Center
Sri Lanka Nidahas Sewaka Sangamaya
StandUp Movement Lanka
United Federation of Labour
Women’s Centre Sri Lanka

Bangladesh
Akota garment workers federation
Bangladesh Centre for Workers Solidarity (BCWS)
Bangladesh Garment & Industrial Workers’ Federation (BGIWF)
Bangladesh Mukto Garment Sromik Union Federation (BIGUF)
Bangladesh Revolutionary Garments Workers Federation (BRGWF)
Garment Sramrk Sonhohiti Federation/Garment Workers Solidarity Federation (GSSF/GWSF)
National Garment Workers Federation (NGWF)

International civil society
Association of Conscious Consumers/Tudatos Vásárlók Egyesülete, Hungary
Campagna Abiti Puliti, Italy
cum ratione, Germany
CCK / Clean Clothes Kampagne Austria
Clean Clothes Campaign International Office
Collective for Social Interventions, Bulgaria
Comhlamh, Ireland
Coordinamento nord sud del mondo, Italy
Corporate Accountability Lab
Fair, Italy
Fair Action, Sweden
FEMNET e.V.
Gender Alliance for Development Center, Albania
Gewerkschaft PRO-GE, Austria
GLOBAL 2000, Friends of the Earth Austria
Informationsgruppe Lateinamerika – IGLA, Germany
Kampagne für Saubere Kleidung, Germany
Labour behind the Label, UK
Labour Education Foundation, Pakistan
Maquila Solidarity Network
NaZemi, Czech Republic
No Sweat, UK
Open Gate – La Strada Macedonia
PayUpFashion Coalition, US
Project Cece, Netherlands
Remake, US
Schone Kleren Campagne, Netherlands
Sertac Sunman Export, Turkey
SOMO, Netherlands
Stitched Up Community Benefit Society, UK
Südwind, Austria
Traidcraft Exchange
United Steelworkers, Canada
WageIndicator Foundation
War on Want, UK
WORKERS ASSISTANCE CENTER, INC., Philippines
Worker Rights Consortium
Workers United – SEIU, US
Yaung Chi Oo Workers Association, Myanmar

 

 

Pin It on Pinterest

Share This