El acuerdo, el mayor sobre robo de salarios en una fábrica de confección, se produce tras un año de defensa de los derechos laborales internacionales. Tras meses de esfuerzos, incluida la Campaña Ropa Limpia, Remake y otras organizaciones sin ánimo de lucro de defensa de los trabajadores que participan en la coalición mundial #PayYourWorkers, Victoria’s Secret se comprometió a financiar los pagos.

El Centro de Solidaridad y el Consorcio para los Derechos de los Trabajadores (WRC) han anunciado hoy que más de 1.250 trabajadoras tailandesas que cosían sujetadores para Victoria’s Secret, Lane Bryant y Torrid -y que fueron despedidas en 2021 sin la indemnización que les correspondía por ley – han recibido 8,3 millones de dólares (281 millones de bahts) en concepto de indemnización. Los grupos han agradecido la decisión de Victoria’s Secret de financiar los pagos, mediante un acuerdo de préstamo con el antiguo empleador de las trabajadoras. Sycamore Partners, la empresa matriz de Lane Bryant y Torrid, sin embargo, no ha contribuido.

Recibir esta indemnización supone una gran diferencia para las trabajadoras y sus familias, muchas de las cuales tuvieron que pedir préstamos para pagar el alquiler o alimentar a sus hijos tras el cierre repentino de la fábrica en marzo de 2021. Casi 50.000 personas se movilizaron y firmaron nuestra petición en apoyo de los trabajadores de Brilliant Alliance. Ahora, pedimos a los compradores de Brilliant Alliance -y a todas las demás grandes marcas de ropa y minoristas- que se aseguren de que los trabajadores no vuelvan a quedarse sin dinero cuando las fábricas cierran, negociando un acuerdo vinculante con los sindicatos.

Para David Welsh, director del Centro de Solidaridad en Tailandia “esta es una gran victoria para las trabajadoras y una muestra de la valentía de su sindicato y de la fuerza de la campaña de solidaridad internacional que las apoyó. «No hay nada nuevo en que las trabajadoras de la confección con bajos salarios sean dejados en la miseria por la injusticia de las cadenas de suministro mundiales. La novedad es que no aceptaron su destino y ganaron. También esperamos que esto represente un modelo para el tipo de compromiso nacional, gubernamental, internacional y de marca para resolver futuros casos en los que las trabajadoras de la confección se encuentren en una situación igualmente desesperada. Se trata de un caso histórico, dada la cuantía del acuerdo, y, de nuevo, esperamos que sea un modelo para la industria mundial de la confección en lo que respecta a la participación directa de las marcas».

Las trabajadoras están representadas por el sindicato Triumph International, afiliado a la Confederación de Trabajo Industrial de Tailandia.

«Nuestra organización ha documentado cientos de casos de robo de salarios en la cadena de suministro de la confección», ha declarado Scott Nova, director ejecutivo del WRC. «Este fue el mayor robo -y ahora el mayor pago retroactivo- que hemos visto en una fábrica de ropa individual. Los 8,3 millones de dólares aportados por Victoria’s Secret son también la mayor contribución de una marca para ayudar a resolver un caso de robo de salarios.» 

Tras el cierre de la fábrica Brilliant Alliance en marzo de 2021, el gobierno tailandés ordenó a su propietario, Clover Group, con sede en Hong Kong, que pagara las indemnizaciones en un plazo de 30 días. Clover se negó, diciendo a las 1.250 trabajadoras de la fábrica con salarios bajos que no tenía dinero y que debían aceptar esperar 10 años para recibir el pago completo.

Con el apoyo y la defensa del Centro de Solidaridad, el sindicato lanzó una campaña para exigir su indemnización. El WRC y el Centro de Solidaridad se pusieron en contacto con Victoria’s Secret y Sycamore, presionándoles para que garantizaran el pago a las trabajadoras. El WRC identificó otras marcas que no utilizaban Brilliant Alliance, pero que tenían influencia sobre Clover y sobre un socio comercial clave, Brandix, un proveedor de ropa de Sri Lanka: American Eagle Outfitters, Gap y PVH. Tras meses de esfuerzos, incluida la campaña de Clean Clothes Campaign, Remake y otras organizaciones sin ánimo de lucro de defensa de los trabajadores que participan en la coalición mundial #PayYourWorkers, Clover aceptó pagar a las trabajadoras y Victoria’s Secret se comprometió a financiar los pagos, mediante un préstamo a Clover. La semana pasada, todas las trabajadoras recibieron su indemnización, más un millón de dólares en intereses, según la ley tailandesa.

Sycamore Partners hizo caso omiso de los ruegos y no hizo nada para apoyar a las trabajadoras.

«Muchas de las trabajadoras estuvieron en la fábrica durante más de una década y ganaron una indemnización muy sustancial», ha afirmado Welsh, quien ha señalado que una trabajadora media de Brilliant Alliance ha recibido el equivalente a más de dos años de salario, y algunas ha recibido hasta cuatro años de sueldo.  «La indemnización que estas trabajadoras ganaron fue efectivamente los ahorros de toda su vida», ha afirmado Nova, «robados cuando fueron despedidas y ahora restaurados». Y ha continuado: «Victoria’s Secret debería estar muy orgullosa de lo que ha hecho aquí. La gente que dirige Sycamore Partners debería agachar la cabeza de vergüenza».

Notas:

  • Aunque la mayoría de los países productores de ropa exigen una indemnización por despido, el impago es un problema crónico en la industria de la confección. Para más información sobre el robo de indemnizaciones, véase Despedido, y además atracado: La complicidad de las marcas de moda en el robo de salarios durante Covid-19.
  • Antes de cerrar Brilliant Alliance, Clover Group se asoció con Brandix, con sede en Sri Lanka, uno de los mayores fabricantes de ropa del mundo. Todas las fábricas de Clover se incluyeron en la nueva empresa, excepto Brilliant Alliance, lo que permitió a Clover y Brandix beneficiarse de los activos de Clover y de sus continuas relaciones con las marcas, mientras los trabajadores de Brilliant Alliance quedaban sin cobrar.
  • Cientos de sindicatos, grupos de derechos laborales y otras organizaciones de la sociedad civil, junto con el Centro de Solidaridad y el WRC, han respaldado #PayYourWorkers, un esfuerzo para presionar a las marcas de ropa para que se unan a los sindicatos para crear un fondo de garantía de indemnización global, poniendo así fin al robo de indemnización en la industria mundial de la ropa.

Pin It on Pinterest

Share This