El caso Huabo Times ejemplifica uno de los principales problemas estructurales de la industria textil: el acoso y el riesgo que corren las trabajadoras y trabajadores por el mero hecho de querer mejorar sus precarias condiciones laborales y de vida organizándose en un sindicato. Al mismo tiempo,  pone rostro a las personas que confeccionan nuestra ropa y demuestra que la presión y la solidaridad internacional tienen el potencial de sacar a la luz y revertir estas injusticias.

En Huabo Times, fábrica textil proveedora de grandes marcas europeas, despidieron a 26 miembros del sindicato, incluidos cuatro líderes sindicales, y a otras 81 personas que simpatizaban con el sindicato. Fueron despedidas pocos días después de que el sindicato se registrara oficialmente a principios de mayo. La dirección de la fábrica justificó los despidos como una medida necesaria en respuesta al Covid-19. Sin embargo, antes del registro del sindicato la gerencia había asegurado que la fábrica no necesitaría despedir a trabajadores, y, unas pocas semanas después de producirse los despidos, la gerencia transfirió a trabajadores de otra fábrica para cumplir con los pedidos en Huabo Times.

El sindicato, apoyado por la red internacional Campaña Ropa Limpia y las organizaciones Let’s Help Each Other y Solidarity Center, contactamos con las multinacionales clientes de la fábrica: la española Inditex, la danesa Bestseller y la irlandesa Primark. Su caso apareció en medios de comunicación internacionales  y, junto con el sindicato Rui-Ning (que acababa de conseguir restituir a personal despedido por los mismos motivos dos semanas antes), redactaron cartas abiertas a las marcas para exponer la represión sindical que se estaba llevando a cabo en Myanmar bajo el disfraz de Covid-19.

Inditex desempeñó un papel clave en las negociaciones entre el sindicato, la dirección de la fábrica y las marcas, y contó con el apoyo del sindicato español CC.OO. El acuerdo alcanzado en la fábrica Huabo Times significa que los 26 miembros sindicales despedidos serán readmitidos y se cumplirán las demandas sindicales. Esto sienta un precedente claro para afianzar el joven movimiento sindical en Myanmar.

Si bien Inditex asumió un papel de liderazgo en las negociaciones, las otras marcas fueron menos comunicativas y hubo falta de transparencia e implicación con respecto a la participación de Bestseller en la resolución del caso. La marca danesa se limitó a declarar que tiene «tolerancia cero» frente a las violaciones de la libertad sindical y que “supervisará de cerca la implementación de este acuerdo”. Dado que este es un problema recurrente en su cadena de suministro, Bestseller debería adoptar un enfoque mucho más proactivo para abordar la represión sindical cuando se le presentan casos concretos.

Instamos a todas las marcas a adoptar políticas claras para combatir los despidos discriminatorios y garantizar que sus proveedores no utilizan la pandemia para reprimir el derecho de las trabajadoras a unirse a un sindicato.

La resolución del caso Huabo Times, con la interlocución y el protagonismo de los sindicatos locales como factores claves, representa otro paso importante hacia el establecimiento de un movimiento laboral robusto en Myanmar.

Pin It on Pinterest

Share This