Informe sobre Transparencia

08/septiembre/2017

Ver adjunto

La industria textil tiene complejas cadenas de producción y responsabilidad en las que intervienen una gran variedad de actores a todos los niveles. Durante muchos años, la escasa transparencia y la falta de información sobre las  cadenas de suministro europeas han supuesto un obstáculo para la mejora de los derechos humanos y de las  condiciones laborales. Por ejemplo, tras el derrumbe del Rana Plaza en abril de 2013, poder identificar a las empresas que se abastecían de una de las cinco fábricas del edificio fue crucial para establecer responsabilidades e indemnizar a las víctimas. En cambio, ni la Unión Europea ni los Estados miembros fueron capaces de conseguir esa información.  La única manera de identificar a las empresas europeas fue buscando etiquetas entre los escombros.

Según los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos de la ONU las empresas y los gobiernos deben comunicar los progresos realizados en cuanto al cumplimiento del deber de proteger y su responsabilidad de respetar losDDHH y remediar las vulneraciones cometidas. Concretamente, tanto las empresas como los gobiernos deben “conocer y demostrar” que están cumpliendo con su responsabilidad, y es gracias a ese proceso de evaluación y difusión que son conscientes de la necesidad de prevenir y abordar los impactos negativos sobre los DDHH. Existe la clara necesidad de desarrollar las normas indicativas de los Principios Rectores para explicar mejor en qué consiste que las empresas y los gobiernos actúen con transparencia.

Noticias

11 años desde el derrumbe del Rana Plaza las fábricas son más seguras, pero persisten las causas profundas de la tragedia

11 años desde el derrumbe del Rana Plaza las fábricas son más seguras, pero persisten las causas profundas de la tragedia

Aunque se han logrado avances sin precedentes para que las fábricas sean más seguras, la brutal represión de los derechos de las trabajadoras que sigue produciéndose en respuesta a las protestas por el aumento del salario mínimo ha demostrado que las marcas de ropa que producen en Bangladesh siguen sin garantizar el respeto de los derechos básicos de sus trabajadoras.

Cientos de hojas de reclamación en las tiendas del grupo Tendam y Decathlon para exigir que firmen el Acuerdo Internacional

Cientos de hojas de reclamación en las tiendas del grupo Tendam y Decathlon para exigir que firmen el Acuerdo Internacional

La Campaña Ropa Limpia moviliza una campaña para enviar hojas de reclamaciones a las marcas de ropa que no hayan firmado el Acuerdo Internacional. No queremos comprar ropa que no respete los derechos humanos de las personas que trabajan en sus fábricas. #RopaDefectuosa.

Pin It on Pinterest