Hoy, los miembros y socios de la Campaña Ropa Limpia en varios países están iniciando una campaña para instar a la cadena de supermercados francesa Alcampo (Auchan fuera de España) a firmar el Acuerdo Internacional para la Salud y la Seguridad en la Industria Textil y de la Confección.

Alcampo tiene una responsabilidad especial ya que era una de las empresas internacionales que se abastecía en una de las fábricas del complejo Rana Plaza cuando el edificio se desplomó el 24 de abril de 2013 en Dhaka (Bangladesh). Murieron 1134 personas y 2000 resultaron gravemente heridas. A raíz de esta tragedia tres semanas después,arrancaba el primer programa para inspeccionar y mejorar la seguridad de las fábricas textiles en Bangladesh con el objetivo de prevenir nuevas catástrofes. El Acuerdo original tuvo una duración de 5 años y fue firmado por más de 200 marcas de ropa y los sindicatos globales. En 2018, el Acuerdo de Bangladesh fue renovado por otros tres años.

Tras meses de incertidumbre e intensa campaña internacional para prolongar el trabajo inacabado en Bangladesh, en septiembre de 2021 entró en vigor un nuevo acuerdo legalmente vinculante, el Acuerdo Internacional. El nuevo acuerdo, que se basa en la labor de sus predecesores, tiene como objetivo ampliar la cobertura del programa más allá de Bangladesh y amplía los conceptos de salud y seguridad, en respuesta a las diferentes necesidades sanitarias durante la pandemia. Hasta la fecha 161 marcas y minoristas del sector textil y de la confección han firmado este acuerdo,entre las que se encuentran muchas de las empresas que se abastecían en las fábricas del complejo Rana Plaza. Pero Alcampo todavía no se ha adherido.

Una investigación realizada en el último mes de vigencia del anterior Acuerdo demostró que Alcampo se abastece en al menos cuarenta fábricas de Bangladesh, tres cuartas partes de las cuales aún carecen de alarmas contra incendios y/o extintores que cumplan las normas del Acuerdo. Por número de fábricas ,Alcampo es una de las mayores empresas que no se ha sumado al Acuerdo Internacional. Con ello, está rebajando el nivel de protección de las personas que confeccionan sus prendas. Muchos de sus competidores directos, como las cadenas de supermercados francesas Carrefour y Monoprix, ya lo han hecho. Alcampo sí firmó los dos anteriores Acuerdos y,de hecho, presentaba ese trabajo como parte de sus planes de vigilancia en virtud de la ley francesa del deber de vigilancia.

La tragedia del Rana Plaza debería haber supuesto un cambio radical en la política de Responsabilidad Social Corporativa de Alcampo. La seguridad de las trabajadoras debería ser garantizada y Alcampo debería ser muy consciente de la necesidad de un seguimiento exhaustivo, independiente y transparente de la seguridad en las fábricas y de los esfuerzos de renovación. La empresa no ha firmado el nuevo Acuerdo Internacional pese a que debería ser perfectamente consciente de la necesidad de vigilar constantemente los avances para mantenerlos.

Las organizaciones que hoy iniciamos esta campaña, instamos a Alcampo a mantener su compromiso con el único programa que aborda la seguridad de las fábricas en las cadenas de suministro de prendas de vestir de forma transparente, jurídicamente vinculante y con participación sindical. Hacemos un llamamiento a Auchan/Alcampo y a cualquier otra empresa importante que compre en Bangladesh, incluidas Levi’s, IKEA, Walmart, Abercombie&Fitch y Disney, para que firmen inmediatamente el Acuerdo Internacional.

Pin It on Pinterest

Share This