Mientras UNIQLO descorcha champán en Europa con la apertura de nuevas tiendas, trabajadoras de Indonesia viajan a Japón para reclamar sus derechos

Campaña internacional en Europa, EE. UU., Indonesia y Japón confronta a UNIQLO con violaciones laborales

Trabajadoras indonesias inician hoy una gira por Japón tras la negativa de UNIQLO de reunirse con ellas a principios de semana. La gira es parte de la campaña internacional “Paga Ya UNIQLO” que se lleva a cabo en Europa, Estados Unidos, Indonesia y Asia en apoyo de la lucha de las trabajadoras de la fábrica Jaba Garmindo de Indonesia.

Las trabajadoras de la fábrica, unas 2000 personas de las cuales la mayoría son mujeres, reclaman 5.5 millones de dólares tras verse en la calle cuando la fábrica Jaba Garmindo, proveedor de UNIQLO en Indonesia, quebró en 2015. El gigante de la moda japonés había retirado sus pedidos de la fábrica dos meses antes.

Activistas y trabajadoras exigen a UNIQLO que actúe de inmediato y contribuya a resolver el conflicto. Las trabajadoras, muchas de las cuales llevaban trabajando en la fábrica más de una década, reclaman salarios e indemnizaciones impagadas tras el abrupto cierre. Desde que fueron informadas de la quiebra de la fábrica, el 10 de abril de 2015, iniciaron una lucha que ya dura más de tres años para reclamar sus derechos y cobrar por el trabajo realizado pero no pagado.

Warni, una de las trabajadoras que se ha desplazado a Tokio en representación del grupo, dice: “Estaba claro que UNIQLO tenía mucha influencia en el negocio de nuestra fábrica. Cuando llegaron los pedidos de UNIQLO, compraron nuevas máquinas e hicieron inversiones. Recibíamos objetivos más ambiciosos cada día, lo que significó muchas horas extras. A veces cosía 900 mangas en un día. Ni siquiera podíamos tomar descansos para ir al baño. Cuando mi esposo enfermó y tuvo que ir al hospital, no me permitieron coger vacaciones para cuidarlo y lo perdí”.

Mirjam van Heugten, de la oficina internacional de la Campaña Ropa Limpia, explica: “mientras el Director General de UNIQLO viaja de un lado a otro por Europa descorchando botellas de champán e inaugurando nuevas tiendas, Warni y sus compañeras acumulan grandes deudas. Cuando una fábrica cierra sin pagar salarios e indemnizaciones por despido, las consecuencias para las trabajadoras son severas y duraderas”.

Y señala, “las normas internacionales dicen a las empresas que deben prevenir, mitigar y reparar las posibles violaciones de derechos humanos en su cadena de suministro. Aquí es donde UNIQLO falla vergonzosamente, Warni y sus compañeras son las que pagan el precio. UNIQLO tiene capacidad más que suficiente para pagar, otras marcas como adidas y Nike lo hicieron en casos similares”.

 

Aumento de beneficios, trabajadoras sin salarios

En abril de 2014, UNIQLO fue interpelada por organizaciones de defensa de derechos laborales tras conocerse un informe (en inglés) que exponía violaciones laborales en la fábrica Jaba Garmindo, incluido el despido de trabajadoras embarazadas, horas extra no pagadas, riesgos para la salud y la seguridad y el acoso sindical.

Más o menos al mismo tiempo que se conocieron estos hechos, UNIQLO declaró que había decidido retirar la producción de la fábrica como resultado de “problemas de calidad”. En octubre de 2014 se terminaban los últimos pedidos para la marca japonesa. En enero de 2015, las trabajadoras informaron de que sus salarios no se estaban pagando a tiempo. En abril de 2015, la fábrica había quebrado, dejando a las trabajadoras desempleadas, sin el salario y la indemnización que se les debía.

Warni y Teddy, los representantes de las trabajadoras de Jaba Garmindo desplazados a Tokio, junto a sus más de 2000 compañeras y la coalición internacional que les apoya, reclaman a UNIQLO que les pague lo que se les debe. El año pasado la empresa japonesa aumentó sus ganancias en un 38%.

El cierre abrupto de fábricas de ropa dejando a las trabajadoras en la calle y sin haber cobrado por el trabajo realizado se repite cada vez más en el sector. El caso de UNIQLO no es nuevo ni inusual. Competidores directos como H&M, Nike o adidas ya han tomado medidas para asegurarse que las trabajadoras y trabajadores reciben indemnizaciones debidas en casos similares.

Mirjam van Heugten añade: “UNIQLO está desesperado por ser conocido como un jugador importante e influyente en la industria de la moda. Quiere ser la respuesta de Japón a H&M. Sin embargo, tal reconocimiento trae consigo una expectativa de responsabilidad. UNIQLO debe demostrar que se toma en serio este estatus internacional y el respeto a los derechos laborales y aceptar reunirse inmediatamente y negociar un acuerdo con Warni, Teddy y demás trabajadoras y trabajadores de Jaba Garmindo”.

ACCIÓN EN BARCELONA

El fundador de UNIQLO y segunda fortuna de Japón, Tadashi Yanai, sueña con desbancar a Inditex como gigante de la moda mundial en 2020. En Septiembre del año pasado abrió su primera tienda en Barcelona. En apoyo con las trabajadoras de Indonesia y como regalo de primer cumpleaños en Barcelona, la Campaña Ropa Limpia realizará una acción mañana miércoles 9 de octubre a las 18h frente a la tienda de UNIQLO en el Passeig de Gràcia, 18.

 

¿Más información?

Posicionamiento de UNIQLO (en inglés): https://www.fastretailing.com/eng/sustainability/news/1801180900.html

Respuesta de la Campaña Ropa Limpia a la negativa de UNIQLO de pagar (en inglés): https://cleanclothes.org/news/2018/02/22/statement-on-the-refusal-of-uniqlo-to-pay-what-is-owed

Pin It on Pinterest

Share This