En el octavo aniversario del mayor desastre de la historia de la industria de la confección, lanzamos la web RanaPlazaNeverAgain.org desde la que recordar a las víctimas y sus familias y reivindicar la continuidad del único programa que ha conseguido salvar vidas en Bangladesh desde su implementación: el «Acuerdo sobre seguridad de Edificios y contra incendios», que pende de un hilo pues vence el próximo 31 de mayo.

El 24 de abril se cumplen ocho años del peor desastre industrial vivido en la historia de la industria de la confección: el edificio Rana Plaza se derrumbó con miles de personas dentro, matando al menos a 1.134 personas.

El derrumbe del Rana Plaza fue una tragedia totalmente evitable. Las trabajadoras se vieron obligadas a entrar en un edificio que sabían que no era seguro. Era fin de mes y las amenazaron con perder su salario. Algunas de ellas incluso fueron agredidas para hacerlas volver a sus puestos de trabajo.

En este octavo aniversario hemos creado la plataforma online RanaPlazaNeverAgain.org (disponible en inglés y bengalí). Desde ella cualquier persona desde cualquier lugar del mundo puede unir sus mensajes para recordar y rendir homenaje colectivo a las víctimas del Rana Plaza.

También la plataforma es un espacio desde el que reivindicar la continuidad del único programa que ha conseguido salvar vidas en las fábricas de Bangladesh: el «Acuerdo sobre Seguridad de Edificios y contra Incendios», pues las próximas 6 semanas son fundamentales para evitar que el programa pierda su significado.

Manifestación en recuerdo de las víctimas del Rana PlazaLa web RanaPlazaNeverAgain.org permite también enviar mensajes directos a las marcas que producen su ropa en Bangladesh y que están a punto de dar la espalda al programa que ha logrado que las fábricas sean más seguras para 2 millones de trabajadores y trabajadoras en los últimos ocho años.

Tras una muy intensa campaña internacional, el «Acuerdo sobre Seguridad de Edificios y contra Incendios»en Bangladesh se estableció semanas después del colapso del Rana Plaza como un programa de seguridad legalmente vinculante, ante la evidencia de que las medidas voluntarias de las empresasno habían logrado prevenir esta tragedia. Tampoco evitaron anteriores derrumbes e incendios con víctimas mortales ocurridos en las fábricas de Bangladesh y cuya gravedad iba dramáticamente en aumento.

El Acuerdo de Bangladesh fue firmado por más de 200 marcas internacionales ha hecho que más de 1600 fábricas sean más seguras para 2 millones de personas trabajadoras. Sin embargo, el contrato vinculante que ha sido crucial para el éxito del programa y para garantizar el cumplimiento de las marcas, vence el 31 de mayo. Ninguna marca o minorista que sea actualmente miembro del Acuerdo se ha comprometido a firmar un nuevo programa que sea legalmente vinculante para las marcas miembro. En cambio, las marcas proponen versiones diluidas del programa de seguridad que conllevan un riesgo muy alto y real de que la seguridad en las fábricas de Bangladesh quede comprometida e incluso retroceda a los niveles anteriores a Rana Plaza.

Kalpona Akter, presidenta de la federación de Trabajadores de la Industria y de la Confección en Bangladesh, declaró: «Rana Plaza fue un asesinato, no un accidente. Este desastre, totalmente prevenible, no habría sucedido con las medidas adecuadas de seguridad y un sólido sistema de monitoreo que contase con la voz de las personas trabajadoras. El Acuerdo de Bangladesh ha incorporado e implementado estas medidas durante los últimos ocho años. Si queremos evitar otro Rana Plaza y mantener los avances positivos, necesitamos que todas las marcas que se proveen en Bangladesh se comprometan a firmar un nuevo Acuerdo«.

Los sindicatos y las organizaciones de derechos laborales dentro y fuera de Bangladesh estamos pidiendo un acuerdo de seguridad internacional y legalmente vinculante. Esto garantizaría que el trabajo en curso en Bangladesh siga estando respaldado por compromisos legalmente vinculantes de las marcas que puedan ser defendidos en los tribunales. Es crucial porque todavía quedan cosas por hacer: el trabajo no está terminado. De hecho, en unas 1200 fábricas proveedoras de marcas del Acuerdo está pendiente verificar la correcta instalación de alarmas contra incendios, y en 900 fábricas no se ha garantizado la existencia de salidas de emergencia seguras. Estos números ponen de manifiesto que, para continuar salvando vidas, el trabajo del Acuerdo no puede detenerse.

Además, un acuerdo internacional de seguridad que sea legalmente vinculante podría permitir la expansión de este exitoso modelo a otros países con fábricas de ropa notoriamente inseguras, como Pakistán. Las recientes tragedias en Marruecos, donde el 8 de febrero murieron 28 personas en un taller textil, y Egipto muestran que los lugares de trabajo inseguros todavía abundan en la industria y que los propios programas voluntarios de las marcas son totalmente inútiles e insuficientes para proteger la vida de las trabajadoras.

«Las vidas de las trabajadoras no han cambiado demasiado desde Rana Plaza», declaró Ineke Zeldenrust de Clean Clothes Campaign: «siguen ganando demasiado poco como para poder llevar una vida digna, su libertad de asociación está amenazada, no cuentan con una seguridad social que las respalde si enferman (incluso por Covid) o tienen algún accidente laboral… Ocho años después del desastre es preocupante ver a las marcas abogando por el mismo sistema de monitorización voluntaria que falló a las trabajadoras de Rana Plaza. Es vital que las marcas y los minoristas que se abastecen de Bangladesh se aseguren de que el único logro importante al que dio lugar el desastre no se eche a perder. Quedan cinco semanas para que el Acuerdo de Bangladesh expire, pero no olvidemos que la firma del primer Acuerdo se consiguió en solo tres. Las marcas pueden hacerlo posible si quieren»

————————————————

– Más información sobre el Acuerdo de Bangladesh y sobre la campaña #ProtectProgress, sobre la necesidad de un tratado vinculante disponible aquí: https://ropalimpia.org/noticias/por-que-el-acuerdo-de-bangladesh-debe-continuar/

– Desde la red internacional Clean Clothes Campaign estamos contactando con marcas miembro del Acuerdo para instarlas a comprometerse con un acuerdo de seguridad internacional y legalmente vinculante y que permita la expansión del modelo a otros países. La mayoría de las marcas han respondido negativamente, pero la reciente respuesta de ASOS muestra que también hay marcas abiertas a respaldar la propuesta.

– Tragedias recientes en talleres textiles de Marruecos y Egipto ponen de manifiesto el fallo de sistemas voluntarios. Las familias de las trabajadoras y trabajadores muertos en Tánger han lanzado un llamamiento urgente pidiendo apoyo.

Pin It on Pinterest

Share This