En septiembre de 2021, marcas y sindicatos anunciaron el nuevo Acuerdo Internacional sobre Seguridad y Salud en la Industria Textil y de la Confección. La Campaña Ropa Limpia insta a las marcas a firmar este nuevo Acuerdo y espera que éste haga honor a su nombre y se extienda pronto más allá de Bangladesh. En este artículo se explica qué es lo que distingue al Acuerdo Internacional, cómo es el trabajo en Bangladesh, cómo pretende expandirse el Acuerdo más allá de Bangladesh, de dónde viene el Acuerdo y por qué tenemos que hacer campaña de presión a las grandes marcas de moda.

1.¿Qué es el Acuerdo Internacional?

El Acuerdo Internacional sobre Salud y Seguridad en la Industria Textil y de la Confección entró en vigor el 1 de septiembre de 2021.

Trabajadora textil exigiendo seguridad para prevenir accidentes laboralesSe trata de un programa legalmente vinculante que las marcas de ropa pueden firmar para garantizar que las fábricas de ropa de su cadena de suministro sean seguras. Actualmente el Acuerdo sólo cuenta con un programa en Bangladesh, pero tiene la ambición de expandirse a otros países. El Acuerdo Internacional se rige por un Comité Directivo formado por un 50% de representantes de marcas y un 50% de representantes sindicales. Las ONG de derechos laborales (incluida la Clean Clothes Campaign) han firmado como testigos y participan en el Comité Directivo como observadores.

¿En qué se diferencia el Acuerdo Internacional del Acuerdo de Bangladesh?

Las diferencias más importantes del Acuerdo Internacional para la Salud y la Seguridad en la Industria Textil y de la Confección se encuentran en el nombre:

  1. el programa ya no se limitará a un solo país, sino que se ampliará al menos a otro país más allá de Bangladesh,
  2. el programa ya no se centra únicamente en la seguridad de los edificios, sino que tiene un mandato más amplio, que aborda la salud y la seguridad de las personas trabajadoras en general. El texto del Acuerdo Internacional puede consultarse aquí.

¿Cuántos firmantes tiene el Acuerdo Internacional?

El listado de marcas signatarias del Acuerdo Internacional puede consultarse aquí https://internationalaccord.org/signatories.

¿Qué grandes marcas han firmado el Acuerdo Internacional y cuáles no?

Consulta cleanclothes.org/accord-tracker.

¿Qué marcas deben firmar el Acuerdo?

Actualmente estamos pidiendo que firmen el Acuerdo principalmente a las marcas que tienen producción en Bangladesh. Tan pronto como se ponga en marcha un nuevo programa nacional, pediremos a las marcas que se abastecen en ese país que también lo firmen.

¿El Acuerdo consiste únicamente en inspeccionar y reparar las fábricas?

No. Además de hacer que las fábricas sean más seguras mediante inspecciones y reparaciones, los firmantes del Acuerdo también pretenden utilizar el programa para empoderar a las personas trabajadoras y a los sindicatos locales, informándoles de sus derechos a un lugar de trabajo seguro y saludable.

Trabajadores manifestándose para exigir seguridad en las fábricas de Pakistán

El Acuerdo prescribe un programa de formación en materia de seguridad para los trabajadores y los comités de seguridad de las fábricas cubiertas, y proporciona a las personas trabajadoras y a los sindicatos un mecanismo independiente de quejas sobre salud y seguridad en el trabajo, que les permite denunciar problemas de seguridad en el lugar de trabajo que la dirección de la fábrica debe remediar.

¿Cómo garantiza el Acuerdo que las marcas y las fábricas cumplan lo prometido?

El carácter jurídicamente vinculante del Acuerdo es la clave de su eficacia. El modelo del Acuerdo plantea dos niveles de aplicación:

  1. a nivel de fábrica, a través de un proceso de escalada, en el que una fábrica que no remedie los problemas de seguridad puede enfrentarse a la finalización de sus negocios con todas las empresas firmantes del Acuerdo; y
  2. a nivel de marca, a través de una cláusula de resolución de conflictos, que permite a los sindicatos firmantes presentar cargos contra las marcas firmantes que no cumplan sus obligaciones en virtud del Acuerdo.

Todas las empresas firmantes del Acuerdo están obligadas a cumplir las disposiciones del mismo, incluyendo la exigencia de que sus proveedores participen en el programa de inspección y remediación, así como en el programa de empoderamiento de las personas trabajadoras, y a garantizar que la remediación en sus proveedores sea financieramente viable. El compromiso compartido significa que las marcas pueden utilizar eficazmente su influencia colectiva para promover la seguridad en el lugar de trabajo.

En 2016, IndustriALL y UNI Global Unions presentaron casos de arbitraje contra dos empresas signatarias del Acuerdo por no garantizar que la reparación de sus proveedores fuera financieramente viable. Estos casos dieron lugar a un acuerdo que implicó que las marcas pagaran más de 2 millones de dólares para la reparación de la seguridad.

2. El trabajo en Bangladesh

¿Cómo se organiza el trabajo del Acuerdo Internacional en Bangladesh?

Las actividades en Bangladesh sobre el terreno, incluidas las inspecciones de las fábricas, la supervisión de las reparaciones de la seguridad, la realización de cursos de formación sobre seguridad en las fábricas cubiertas y la puesta a disposición de las personas trabajadoras de un mecanismo de reclamación independiente, son llevadas a cabo por el  Ready-made-garment Sustainability Council (RSC por sus siglas en inglés). El RSC está gobernado por una junta tripartita de marcas, sindicatos y fabricantes, pero no dispone de ningún medio para exigir responsabilidades a las marcas.

La seguridad de los trabajadores es lo primero

El Acuerdo Internacional aporta esa característica adicional. Se trata de un contrato vinculante entre las marcas y los sindicatos, lo que significa que los sindicatos pueden, en base a la información de las inspecciones del RSC, los controles de remediación y el mecanismo de denuncia, iniciar un proceso de denuncia contra las marcas. Esto puede acabar en los tribunales, como paso final. En el pasado esto ha llevado a dos acuerdos.

Si una fábrica se niega a cooperar en las inspecciones o a llevar a cabo la remediación, el RSC puede tomar medidas contra esas fábricas, incluida la retirada de sus licencias de exportación.

Como medida final, el Acuerdo Internacional también puede exigir el cierre de las fábricas, lo que significa que ninguna marca miembro del Acuerdo podrá abastecerse en esa fábrica.

¿Por qué hay un Acuerdo Internacional y un Ready-made-garment Sustainability Council (RSC)?

Después de su fundación en 2013, el Acuerdo se estableció como una fundación en los Países Bajos, con una pequeña oficina de enlace, y como una oficina en Bangladesh, que emplea a unos 200 empleados. En 2018 y 2019, un prolongado proceso judicial contra la oficina en el país por parte de un propietario de una fábrica descontento llevó a la creación de una nueva organización nacional de aplicación, el RSC, que asumió las operaciones sobre el terreno el 1 de junio de 2020. Se acordó que el RSC aplicaría todas las normas, políticas y procedimientos del Acuerdo.

El RSC, que es una empresa sin ánimo de lucro con un consejo de administración formado por marcas, sindicatos y empleadores, no tiene, sin embargo, el poder de responsabilizar legalmente a las marcas para que garanticen el cumplimiento de las normas, políticas y procedimientos acordados en las fábricas de las que se abastecen. Esto incluye que la remediación debe ser económicamente viable, lo cual es una obligación establecida en el Acuerdo Internacional y aplicable a través de él. Por lo tanto, el Acuerdo Internacional es muy necesario para que las marcas no sólo se comprometan con la seguridad de las fábricas para quedar bien, sino que puedan rendir cuentas si no contribuyen significativamente a la seguridad de las fábricas.

Los sindicatos, que constituyen el 50% de la gobernanza del Acuerdo, pero solo el 30% de la gobernanza del RSC, han indicado que creen que esta capacidad de hacer que las marcas rindan cuentas es crucial para el éxito del trabajo de inspección, remediación y gestión de quejas del RSC. En mayo de 2020, UNI Global e IndustriALL y sus afiliados sindicales de Bangladesh anunciaron que, sin un acuerdo jurídicamente vinculante, se retirarían del RSC. Esto demuestra lo importante que es que el trabajo del RSC se complemente con una opción para apelar a la responsabilidad de la marca y garantizar la calidad e independencia del trabajo realizado.

El mandato de la Secretaría del Acuerdo Internacional consiste en supervisar el cumplimiento de las obligaciones de los firmantes en Bangladesh. Esto no significa que la Secretaría pretenda controlar el trabajo del RSC, como han argumentado algunas de las marcas y la organización patronal de Bangladesh BGMEA. El Acuerdo Internacional reconoce la independencia del RSC y pretende que las marcas rindan cuentas de sus compromisos con la seguridad de las personas trabajadoras.

¿Cuántas fábricas están cubiertas por el Acuerdo Internacional en Bangladesh?

Aproximadamente 1300, sobre la base de 148 signatarios (última actualización: 1 de noviembre de 2021).

3. Expansión internacional

¿Qué significa el término «internacional» en el Acuerdo Internacional?

El Acuerdo Internacional permite el desarrollo y la aplicación de programas de seguridad contra incendios y de edificios específicos para cada país, aparte del programa existente en Bangladesh, y se compromete a ampliar el modelo del Acuerdo -basado en los principios establecidos por el Acuerdo de Bangladesh- a al menos otro país en los 26 meses posteriores al 1 de septiembre de 2021.

El Comité Directivo del Acuerdo llevará a cabo un estudio de viabilidad en el que se evaluarán los riesgos de seguridad, la presencia de signatarios, las posibles deficiencias normativas y de aplicación y el interés. En base a este estudio, el Comité Directivo decidirá antes de finales de febrero de 2022 a qué país se ampliará primero el Acuerdo. Este programa ampliado incluirá a las partes interesadas locales y se basará en los conocimientos y programas locales para aplicar el modelo del Acuerdo. La forma exacta y la aplicación del programa en cada país se evaluarán por país, por lo que diferirán del modo en que se organiza la aplicación en Bangladesh.

Una vez que se establezca un programa específico para un país, todas las marcas signatarias del Acuerdo que se abastezcan en ese país deberán participar en el programa y la CCC se pondrá en contacto con las marcas que se abastezcan en ese país, instándolas a unirse.

¿Por qué es necesaria la ampliación del Acuerdo?

La industria de la confección es notoriamente insegura. Ha llegado el momento de que las marcas se responsabilicen de las condiciones de trabajo en sus cadenas de suministro de ropa más allá de Bangladesh. Algunos ejemplos de incidentes graves en el lugar de trabajo en 2021 incluyen la muerte de 28 personas trabajadoras por electrocución en una fábrica de ropa en Marruecos en febrero, 20 personas muertas en un incendio en una fábrica de ropa en Egipto en marzo, 8 personas muertas en un derrumbe más tarde ese mismo mes en el mismo país, y 16 personas muertas en Pakistán en agosto. La Campaña Ropa Limpia publicó una línea de tiempo que destaca sólo la punta del iceberg de los incidentes mortales y casi mortales en fábricas de ropa y textiles de todo el mundo desde el comienzo de 2021: https://ropalimpia.org/noticias/muertes-y-heridos-en-la-industria-mundial-de-la-confeccion/

¿Por qué pide la CCC que la expansión comience en Pakistán?

Las fábricas textiles y de confección en Pakistán siguen siendo tan inseguras como en 2012, cuando un incendio en la fábrica Ali Enterprises (Karachi) mató a más de 250 personas trabajadoras. Un reciente incendio en Karachi en una fábrica de bolsos en agosto de 2021 demostró que los mismos problemas que causaron el elevado número de muertos en la fábrica de Ali Enterprises (ventanas con barrotes, salidas cerradas con llave, ausencia de alarma contra incendios) siguen existiendo en toda la industria.

Por ello, junto con los sindicatos y los grupos laborales en el terreno, llevamos mucho tiempo abogando por la ampliación del modelo Accord a Pakistán. Los sindicatos y los grupos laborales han llegado a un consenso sobre cómo creen que debería ser un Acuerdo en Pakistán y ya han mantenido conversaciones con muchas de las principales partes interesadas, incluidas las autoridades y los empresarios, sobre cómo aplicar un Acuerdo en el país. Creemos que, por lo tanto, Pakistán sería un país no solo muy necesitado de un programa de seguridad, sino también muy preparado para ponerlo en marcha.

4. Alternativas

¿Qué distingue al Acuerdo Internacional de otros programas?

A diferencia de las auditorías sociales, los programas dirigidos por marcas y las iniciativas multipartitas no obligatorias, el Acuerdo es jurídicamente vinculante. Esto significa que todas las empresas firmantes del Acuerdo deben cumplir sus disposiciones y que los sindicatos firmantes del Acuerdo pueden iniciar un procedimiento contra las empresas incumplidoras.

El Acuerdo ha logrado evitar numerosas muertes en la industria de la confección, donde otros programas han fracasado, debido a una combinación única de una serie de elementos: su carácter jurídicamente vinculante, la gobernanza bipartita (marcas y sindicatos en el Comité Directivo), la influencia colectiva de las marcas, los altos niveles de transparencia y divulgación, la obligación de las marcas de apoyar financieramente la reparación, y un mecanismo de quejas independiente. El Acuerdo es la única iniciativa en la industria global de la confección a través de la cual las marcas y los representantes de las personas trabajadoras pueden trabajar juntos a gran escala y en igualdad de condiciones para lograr un progreso tangible hacia una industria más segura.

En virtud del Acuerdo, las marcas firmantes tienen la obligación de garantizar que las fábricas sean capaces de resolver financieramente los problemas de seguridad que se detecten en ellas. Se trata de un aspecto innovador del modelo del Acuerdo, ya que contribuye a lograr prácticas de compra más sostenibles, en las que los costes de mantener un lugar de trabajo seguro forman parte de la relación comercial entre las marcas y las fábricas.

Además, el mecanismo de reclamaciones del Acuerdo, a diferencia de muchos mecanismos de reclamación voluntarios, goza de una gran confianza por parte de las personas trabajadoras y se ha demostrado que ha evitado accidentes y ha garantizado la reincorporación de trabajadoras que fueron despedidas por evidenciar la falta de seguridad en su lugar de trabajo.

¿Cuál es el problema de las iniciativas de las marcas (como IWAY de IKEA) y de la auditoría social?

Las iniciativas voluntarias han sido incapaces de evitar víctimas en el pasado, por lo que es completamente irresponsable confiar en una iniciativa no vinculante para evitar un nuevo Tazreen o Rana Plaza. El problema de los sistemas de auditoría social de las marcas y de las empresas es que no existe una supervisión independiente, ni ningún incentivo para ser transparentes o trabajar por un cambio real. Básicamente, la empresa está comprobando su propio comportamiento, o pagando a alguien que está orientado a complacer a su cliente para que avale su comportamiento.

Como no hay transparencia, las empresas pueden ignorar fácilmente cualquier resultado desfavorable o decidir abandonar una fábrica insegura sin repararla. Las personas trabajadoras no serán informadas de que su fábrica es insegura, ni tampoco lo serán otras o nuevas marcas que se abastezcan de esta fábrica. Estos son sólo algunos de los principales problemas que implica el sistema de auditoría social.

¿Qué es Nirapon y por qué no es suficiente?

En 2013, tras el derrumbe de Rana Plaza, todas las empresas de confección que se abastecen en Bangladesh tuvieron claro que había que hacer algo para abordar la seguridad de las fábricas en el país. No todas las empresas estaban dispuestas a comprometerse con un Acuerdo legalmente vinculante, con su participación sindical y su alto nivel de transparencia. Un grupo de empresas, principalmente estadounidenses, estableció su propia alternativa sin estas características, que se denominó Alianza para la Seguridad de los Trabajadores de Bangladesh. Al carecer de todos estos elementos, la investigación demostró que los avances en la reparación de las fábricas bajo la Alianza no podían igualar a los del Acuerdo.

Al contrario que el Acuerdo, que tras sus primeros cinco años de funcionamiento reconoció que el trabajo no estaba hecho, la Alianza dio por concluida su labor en 2018 y en su lugar puso en marcha un programa simplificado, llamado Nirapon. Nirapon afirma que lleva a cabo un seguimiento, una línea de ayuda (amader kotha) y formaciones en más de 600 fábricas.

Tanto la Alianza como Nirapon fueron dirigidas por una conocida empresa de auditoría comercial llamada Elevate. Al contrario que en el Acuerdo, en Nirapon las marcas no desempeñan ningún papel para garantizar que los propietarios de las fábricas puedan hacer frente a los riesgos de seguridad. La página web de Elevate dice: «La responsabilidad del riesgo recae en el empresario, y sólo él puede controlar de manera eficaz ese riesgo, no el cliente. Esto significa que si una fábrica no es segura  podemos facilitar al propietario y a los directivos la formación e indicaciones necesarias para conseguir un lugar de trabajo seguro, pero no podemos controlar el riesgo por ellos».

Además, Nirapon no ofrece ninguna transparencia sobre su funcionamiento. Una investigación reciente de una institución de investigación de Bangladesh muestra que prácticamente no hay información disponible sobre lo que Nirapon ha logrado.

En octubre de 2019, a raíz de los casos judiciales que habían perseguido a la oficina de Accord en Bangladesh, un tribunal de ese país prohibió durante seis meses las operaciones de Nirapon en el país, en respuesta a la convicción de los propietarios de las fábricas de que esos mecanismos de seguridad ya no eran necesarios y solo generaban costes adicionales para las fábricas. El 31 de mayo de 2020, un día antes de la creación del CSR, Nirapon anunció que trasladaría sus operaciones a Norteamérica. Sigue sin estar claro si se ha levantado la prohibición y si el traslado a EE.UU. está relacionado con ello, así como lo que esto significa para la aplicación sobre el terreno, que podría quedar únicamente a discreción de los empresarios.

Entre las casi 50 marcas miembros de Nirapon se encuentran Gap, VF Corporation (The North Face, Timberland), Walmart, Asda, Canadian Tire, Disney y Abercrombie & Fitch.

5. Antecedentes

¿Cómo surgió el Acuerdo?

El Acuerdo jurídicamente vinculante sobre la seguridad de los edificios y contra incendios en Bangladesh («Acuerdo de Bangladesh») entre las marcas de ropa y los sindicatos mundiales se estableció tras el derrumbe del Rana Plaza el 24 de abril de 2013 y tenía como objetivo hacer que las fábricas fueran más seguras para los trabajadores. Más de 200 marcas y minoristas internacionales firmaron el primer acuerdo, entre ellas H&M, Inditex, C&A y Primark. El Acuerdo es un acuerdo jurídicamente vinculante entre las marcas y los minoristas y IndustriALL Global Union y UNI Global Union y ocho de sus sindicatos afiliados de Bangladesh. Juntas, las partes se comprometieron a alcanzar el objetivo de una industria bangladesí de la confección segura y sostenible en la que ninguna persona trabajadora tenga que temer incendios, derrumbes de edificios u otros accidentes que podrían evitarse con medidas razonables de salud y seguridad.

¿Qué ha conseguido el Acuerdo y por qué sigue siendo necesario?

El Acuerdo ha aportado mejoras cruciales a las vidas de 2 millones de personas trabajadoras de la industria de la confección en Bangladesh, haciendo que 1.600 fábricas de ropa sean más seguras, y ha creado un mecanismo de denuncia eficaz y transparente que está permitiendo a las trabajadoras defender su propia seguridad. Desde 2013, los ingenieros del Accord han realizado más de 38.000 inspecciones. Se han reparado más de 120.000 riesgos de incendio, de construcción y eléctricos. El porcentaje de avances en materia de reparación en las fábricas de Accord es del 93%. Más de 1,8 millones de personas han recibido formación en seguridad laboral. Las trabajadoras o sus representantes han presentado más de 3.000 quejas a través del mecanismo de reclamaciones de salud y seguridad, de las cuales más de 270 están relacionadas con la Covid-19.

Pero el trabajo aún no ha terminado. Muchas fábricas todavía tienen que llevar a cabo correcciones vitales en materia de seguridad y continúan siendo necesarias inspecciones constantes para garantizar que las fábricas no vuelvan a adoptar prácticas inseguras, como colocar el producto terminado delante de las salidas de emergencia. A pesar de todo el trabajo realizado, el programa sigue siendo tan necesario como siempre.

Incluso aunque se hubieran subsanado todas las infracciones de seguridad, seguiría siendo vital contar con un sistema significativo de supervisión y subsanación de la seguridad. La seguridad es un proceso continuo, y la supervisión continua no solo revela nuevas deficiencias en materia de seguridad que hay que subsanar, sino que también es una medida importante contra la vuelta a prácticas peligrosas, como el bloqueo de las salidas de emergencia.

6. Marcas objetivo

¿Qué sabemos de Levi’s?

Levi’s no ha firmado los anteriores Acuerdos de 2013 y 2018. Levi’s no es transparente sobre su lista de proveedores, pero hemos identificado al menos 25 fábricas en Bangladesh de las que se abastece, la mayoría de las cuales son edificios de varios pisos que pueden conllevar complejos riesgos de seguridad. Nuestra investigación muestra que Levi’s se abastece en una serie de fábricas en las que los firmantes de Accord, como Uniqlo, Next, Varner, G-Star y Sainsbury’s, se aseguran de que las renovaciones de seguridad sean económicamente posibles y Levi’s se aprovecha de sus esfuerzos.

Se eligió a Levi’s como objetivo de nuestra campaña de presión porque es un actor importante en Bangladesh y una marca muy conocida en todo el mundo, que tiene el poder y el dinero para cambiar su comportamiento, pero que desde 2013 ha elegido sistemáticamente no hacerlo.

¿Cuáles son los siguientes pasos?

La campaña contra Levi’s es solo el comienzo de una campaña a largo plazo de la red de la Campaña Ropa Limpia para presionar a las marcas que se abastecen en Bangladesh para que firmen el Acuerdo. La campaña continuará dirigiéndose tanto a las marcas que sí firmaron el Acuerdo anteriormente, o que incluso producían en el edificio Rana Plaza pero que no firmaron el nuevo acuerdo, como a marcas que nunca han firmado un acuerdo anterior del Acuerdo y que, en cambio, confían en sus propios sistemas de responsabilidad, en la auditoría social corporativa o en sistemas colectivos inaplicables como Nirapon.

Pin It on Pinterest

Share This