Sharmin – Bangladesh

Durante el embarazo tuve muchos problemas. Trabajar en una curtiduría es peligroso para una mujer embarazada. Mi médico me pidió que me tomara un descanso, ya que temía que desarrollara una enfermedad que podía dañar a los bebés. Por eso dejé de trabajar.

Ahora mi marido mantiene a la familia. Con sus escasos ingresos no es posible cubrir los gastos de la casa, así que he decidido empezar a trabajar de nuevo a partir del mes que viene.

Foto: GMB Akash

Otros testimonios

Shakil – Bangladesh
Shakil – Bangladesh

Shakil – Bangladesh

"Lloré todos los días durante un mes cuando llegué por primera vez desde el pueblo. El ambiente es horrible aquí. No podía respirar adecuadamente. Hasta el agua apestaba. Pero ahora, después de cuatro años trabajando aquí, el trabajo se ha vuelto más fácil para mí. El dinero que envío al pueblo está ayudando a la educación de mis hermanos."
Ruhul Amin – Bangladesh
Ruhul Amin – Bangladesh

Ruhul Amin – Bangladesh

"Mis ingresos son muy pocos para sobrevivir. Mi trabajo es largo y agotador y recibo 7.000 takas (80€) al mes por trabajar continuamente de la mañana al mediodía durante 30 días. Mi familia vive en el pueblo. Puedo enviarles 4.000 takas mensuales (45€). Es muy difícil mantener una familia de cinco miembros con este ingreso."

Pin It on Pinterest

Share This